María Cañas: seré tu espejo

Qué duda cabe: vivimos en un mundo desbordado de imágenes. Ya es lugar común hablar en estos términos, como también lo es hacer disertaciones de barra de bar sobre internet, youtube, y la sobreinformación, y practicar el pensamiento apocalíptico de salón. Pero, ¿qué se siente realmente al sufrir el mal de archivo? ¿qué pasa cuando todas estas cuestiones poseen realmente al individuo, hasta un punto casi vampirizador? María Cañas bien puede responder a esas preguntas, a través de una obra en la que todo el exceso, la locura y el esperpento de la sociedad es absorbido, fagocitado y luego transformado con una increíble visión crítica y humorística como una tremenda bofetada a mano abierta.

Risastencia llama María Cañas a lo que ejerce a través de sus videoguerrillas (ambos términos que ella misma se tuvo que inventar), trabajo sincero y visceral que surge de una necesidad de lidiar con el mundo tal y como se nos presenta. Por un lado, se trata de manejar su propia relación con esa sobrecarga de imágenes: ella misma habla sin tapujos del consumo compulsivo de imágenes, y de las horas, días y semanas que pasa inmersa y perdida en los vericuetos de los archivos y plataformas de visionado. Por otro lado, se trata de contemplar cara a cara al apocalípsis sintiéndolo realmente inminente, y de intentar capear ese temporal (más que temporal, tsunami) a través de la creación y del reciclaje de imágenes.

Todo esto, filtrado por una sensibilidad especial que ve en lo terrorífico, lo disfuncional y lo oscuro la más sublime belleza, y por una valentía a la hora de alzar la voz y expresar al mundo sin dobleces lo que se piensa, le pese a quien le pese. Desde la Semana Santa de su Sevilla a los telepredicadores, las corridas de toros o la locura televisiva, la obra de Cañas es un tour de force por el archivo, montajes repletos de imágenes a cada cual más alarmante, la llamada final a vernos en un espejo deformante y terrorífico y, tras hacerlo, reírnos a carcajadas del horror reflejado. Un trabajo y un lugar en el mundo que ella explicar mejor que nadie, en una escritura en sintonía y paralelismo total con su obra audiovisual: “María Cañas es La Archivera de Sevilla, La Virgen Terrorista del Archivo, atractora de hecatombes y videópata. Pirómana de mentes. Quitamiedos y quitapenas. María Coñas para servirles. Practica la “risastencia”: el humor de todos los colores, el juego y la videoguerrilla de las multitudes conectadas, como estrategia de insurgencia o, si no, al menos, de resistencia y/o supervivencia popular. Un activar comprometido con la idea de cultura como construcción colectiva, del archivo orgánico y del detritus audiovisual como herramientas de desarrollo cultural, y con la necesidad de educar en la agitación y reciclaje de nuestros imaginarios, para así transformarnos en seres más libres, críticos y creativos”.

En esta edición del (S8), tendremos la ocasión de ver varias facetas de su trabajo. Por un lado, a través de algunas de sus videoguerrillas más recientes. La mano que trina habla del lugar que ocupan en las vidas de todos ya a estas alturas los móviles, en una negrísima visión de un posible futuro dibujado a partir de ello. Cumbia Against the Machine vuelve a la Expo 92, y a la imágenes de ese tiempo para ofrecer una visión de cómo España se convirtió en una manada de zombies obnubilada por el inmoral derroche y la falsa promesa de progreso del evento. Y, finalmente, EXPO LIO se terminar por retrotraer a la conquista y saqueo de América, para hablar del cruce de culturas y el choque de civilizaciones.

Por otro lado, su videoinstalación Risas en la oscuridad representa otra de sus caras, más reposada y más esteticista, en un pieza a tres canales compuesta “exclusivamente por mujeres: brujas, vampiras, guerreras, cándidas y malignas, féminas “bigger than life” que muestran su poder instaurando el desorden y la revuelta a través de una cascada interminable de risas salvajes, iluminando la oscuridad, la supuesta muerte del cine y de la literatura, con su risueña energía creadora”. La mala mujer, la femme fatale como cliché del cine, “mujeres que no tratan de agradar y servir, ni esperan el momento de la maternidad o del regreso del varón al calor del hogar. Son diosas, súcubos, gigantas, mujeres de luz y de fuego, plenas, provenientes de la mitología, el cine o la calle. Mujeres fuertes, autosuficientes y libres, o a veces, desesperadas, que se rebelan ante lo establecido. Son mujeres que se autoexorcizan, que combustionan en una catarsis de fuego”.

Finalmente, también acogeremos una de sus master classes, evento performativo en toda regla. Una inmersión comentada en su universo creativo, una visita guiada por los caminos que conducen a su interminable lista de referencias y fijaciones personales, que esta ocasión, bajo el título “Ellas dan el golpe” propone “un juego activador en el que reír, maquinar y espeluznarse de este mundo cane, a medio camino entre el show audiovisual, la agitación cultural, la proyección comentada y la acción patafísica performancera. Encuentro experimental inspirador por la videoguerrilla, el apropiacionismo, el fake, la “videomaquia”, y la vídeo remezcla postgenérica, marrana, marciana y postmariana de la mano (o del rabo) de La Archivera de Sevilla, María Cañas, y de las participantes conectadas. En esta fiesta invitamos a las asistentes a disfrutar de un recorrido audiovisual preparado por la Cañas en el que agitaremos las imágenes y sospecharemos de ellas. También será el momento para conocer algo más sobre procesos de creación audiovisual apropiacionista y para tratar infinitos temas relacionados con las nuevas narrativas cinematográficas después de Internet, la vida, la muerte…”

Bievenidos, pues, todos, al aterrador, maravilloso, abrumador y descacharrante mundo de María Cañas.
aulaCREA María Cañas. Hoy jueves 1 de junio a las 12.30 h. en la Sala de Prensa de Afundación.
Risas en la oscuridad y videoguerrillas recientes. Del 30 de mayo al 14 de junio en la Fundación Luis Seoane.

Be Sociable, Share!