Fausto

La película

Friedrich Wilhelm Murnau es autor de algunas de las más increíbles obras no ya del cine mudo, sino de la historia. Suyas son Nosferatu, El último, Amanecer y Tabú, tan disímiles como pioneras en sus ambiciones estéticas, como también lo fue Fausto, su última película hecha en suelo alemán. En una Alemania sumida en la crisis, Fausto fue una superproducción hecha con dinero de allende los mares en una época en que los europeos emigrados estaban construyendo Hollywood, fábrica de mitos y sueños. Una adaptación del mito popular (pasado por el tamiz de Goethe) del sabio que vende su alma al diablo, que escondía entre sus pliegues una feroz crítica social. Las imponentes imágenes son fruto del claroscuro de la fotografía, de la maestría del encuadre y del trampantojo pictórico y el ilusionismo teatral expresionista, que evoca su época de Murnau en la compañía de Max Reinhardt. Rematan el conjunto las interpretaciones: uno de los más grandes actores alemanes, Emil Jannings (El ángel azul) en la piel del icónico Mefisto, la leyenda del teatro sueco Gösta Ekman como Fausto, y figuras como William Dieterle, Camilla Horn y la bailarina del Moulin Rouge inmortalizada por Toulouse-Lautrec, Yvette Guilbert.

La restauración

Luciano Berriatúa (en una colaboración de la Filmoteca Española con el Federal Film Archive of Berlin, el German Institute for Film Studies y la Friedrich Wilhelm Murnau Foundation) fue el encargado de esta restauración, fruto de una minuciosa investigación y una mirada rigurosa. Al iniciar el proceso, Berriatúa descubrió varias versiones de la película procedentes de seis negativos distintos, consecuencia de una práctica habitual en las superproducciones de la época en las que era habitual rodar con varias cámaras a la vez para obtener varios negativos y así proveer de copias al mercado internacional. La restauración se hizo a partir de las tomas y los encuadres con las que Murnau hizo el montaje estrenado en Alemania en 1926.

La música

Fausto será sonorizada en directo por la Orquesta Sinfónica de Galicia, que en 2017 celebra su 25 aniversario. La OSG esta ocasión contará con la dirección de José Ramón Encinar y con las intervenciones de la soprano Ilduara Perianes y la mezzosoprano María Rivera. La partitura que interpretará la Orquesta es la compuesta por el zaragozano Jesús Torres, galardonado con el Premio Nacional de Música en 2012, y cuyos trabajos han recorrido las más prestigiosas instituciones y festivales del mundo. Una partitura estrenada en 2009 en el Teatro de la Zarzuela de Madrid, y que es una obra de creación por derecho, más allá del simple subrayado y de la música incidental, cuya ambición la equipara con una ópera o una sinfonía. Torre, que estructura su pieza en nueve movimientos, utiliza estrategias como el contraste, una estructura ascendente y un especial uso de la voz humana para dar una dimensión personal y autónoma a su obra, que consigue brindar una nueva experiencia estética y abrir una nueva dimensión en el film de Murnau.

Be Sociable, Share!