Home » Programación » Objetos y Apariciones » Joseph Cornell

Joseph Cornell

Una paciente colección de cosas pequeñas, en apariencia intrascendentes, pero ensambladas de forma que componen un cosmos que llega a lo más profundo de las emociones humanas, a la nostalgia insondable de una reminiscencia inasible. Así son las cajas y los collages de Cornell, y así son también sus películas (mucho menos conocidas), fruto de una búsqueda incansable, tal y como las describe Maria Negroni, “un festival de la infancia muerta”, “un repertorio de alegrías tristes para seres desahuciados”. Cornell, uno de los más grandes artistas americanos, asociado al surrealismo, nació en 1903 y murió en 1972, y vivió toda su vida en una casa en Utopia Parkway, Queens, Nueva York, con su madre y su hermano paralítico. Con él compartía la afición por las películas, que veían juntos, y que Cornell empezó a remontar en lo que pareciera una depuración de su fascinación por esas imágenes sacadas de mercadillos y tiendas de segunda mano. Pájaros, vistas de ciudades, niños, estrellas de cine mudo, juguetes decimonónicos, bailarinas de ballet, números circenses, mapas, sueños, estrellas. Son algunas de las cosas que compilan tanto sus películas como su arte, los deshechos de una ciudad que hablan de su historia íntima, y casi pueden leerse, al igual que sus cajas, como diarios de las fijaciones personales de Cornell. Este programa compendia algunas (no todas las que se habría querido) de sus películas de found footage, pertenecientes a su primera etapa como cineasta (los años 40: luego filmaría a través de los ojos de, por ejemplo, Stan Brakhage y Rudy Buckhardt), muchas luego terminadas por otro cineasta que también fue su ayudante, Larry Jordan. Un grupo de películas que se cuenta entre las más extrañamente conmovedoras jamás vistas.

Agradecimientos: Mónica Savirón.

Rose Hobart
1936, 16mm, 17 min.

Se cree que Rose Hobart fue la primera película de found footage de la historia. El material fuente es una película de la Universal de 1931, East of Borneo, serie B selvática y exótica protagonizada por la actriz Rose Hobart. Cornell compone su film con casi todas las secuencias en las que aparece Hobart. La historia, la lógica y la causalidad desaparecen, y queda solo la evocación, los gestos, la ensoñación, las palmeras de trópico de cartón piedra. Cornell solía proyectar la película con un filtro azul (de ahí que algunas copias estén tintadas de ese color, aunque en su última preservación Cornell decidió pasarla al rosa), mientras sonaban discos a 78 rpm a modo de banda sonora.

The Children’s Trilogy
Cotillion
1940-1969, 16mm, 8 min.
The Midnight Party
1940-1969, 16mm 3 min.
The Children’s Party
1940-1969, 16mm, 8 min.

Hasta 1968 se pensó que Rose Hobart era la única película-collage hecha por Cornell. Cuando Lawrence Jordan empezó a trabajar como su asistente, se le encomendó terminar tres films inacabados de los treinta. De ahí sale la llamada The Children’s Trilogy, una película de niños montada por el que fue un niño eterno, Cornell. Una fiesta infantil, acróbatas, bailarinas, la galaxia, una Lady Godiva niña, trucos con animales, efectos especiales primitivos, entre muchas más cosas. Un mundo suspendido en el tiempo.

Carrousel
1940, 16mm, 8 min.
Jack‘s Dream
1940, 16mm, 8 min.
Thimble Theatre
1940, 16mm, 8 min.

“El montaje de Cornell no ha sido alterado. A veces es mínimo (el montaje), a veces exhaustivo, siempre sensible. No lo cambié, como cuando hice el remontaje integral de su film Legend for Fountains. Jack’s Dream, por ejemplo, es una animación con marionetas en la que Cornell insertó algunos planos de otro material –lo suficiente para lanzarla a la esfera de la fantasía y el artificio. Mientras que Carrousel es una pieza sobre animales completamente editada. No hay manera a día de hoy de determinar el orden en el que los films fueron hechos, o incluso su fecha exacta, pero fue en algún momento de los años cuarenta. He añadido una banda sonora a dos de las películas, a partir de notas que dejó Cornell”. (Lawrence Jordan)

“La fantasía es minuciosa y aumenta con las viñetas que Cornell intercala para cortar el relato: una fragata se hunde, otra se enfrenta a un barco de piratas, hay una danza aérea en el fondo del mar, varios caballitos danzan al ritmo de Débussy. Ahora sí. Ahora no. El perro sueña que sueña. El azar es una visita guiada y Cornell lo sabe”. (María Negroni sobre Jack’s Dream)

Duración total: 60 min. CGAI – 31/05. 20.30h.


Be Sociable, Share!